CONTAMOS CONTIGO, CUENTA CON NOSOTROS

Al firmar estás aceptando las normas de uso de Plataforma Cívica Región de Murcia y su política de privacidad.

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

La voz de la ciudadanía es la base de la democracia.

La situación política por la que atraviesa España, marcada por el cuestionamiento  de instituciones básicas del Estado social y democrático de derecho que fundó la  Constitución Española, se hace más grave, si cabe, en la Región de Murcia.

A los episodios de mala praxis política que, en demasiados casos terminan en  manos de la Justicia, se une el desconocimiento que tienen de nuestra tierra y de  nuestros problemas no solo el Gobierno de la Nación, sino también nuestros  compatriotas de otras Comunidades Autónomas. Esto nos está llevando a la  marginación como Región y al incremento de la desigualdad entre españoles.

Mientras otras Comunidades Autónomas son tratadas con privilegios, que  además de injustos son un agravio porque el dinero que permite las  desigualdades lo pagamos entre todos los españoles, la Región de Murcia se  encuentra cada vez más muda e indefensa, sin capacidad, sin fuerza y sin  autonomía para negociar nuestros intereses, lo que nos condena  progresivamente a la insignificancia en el conjunto de España.

Cada vez somos más los que pensamos que los políticos que debieran  representarnos, están más al servicio de sus partidos que al de los ciudadanos  que les votaron. Nuestros representantes en las Cortes ignoran que el mayor  servicio que podemos hacer a nuestra Patria es defender el desarrollo y bienestar  de los ciudadanos de la Región de Murcia.

La Región de Murcia no existe en las Cámaras de representación. Nuestra  presencia en los Gobiernos de la Nación no llega ni a ser testimonial, e incluso  nuestros representantes autonómicos carecen de independencia de las cúpulas  de sus partidos para actuar autónomamente en asuntos tan vitales para la Región  de Murcia como la lucha contra la corrupción, la necesidad de agua o la exigencia  de los compromisos adquiridos en materia de inversiones estratégicas.

Y hasta aquí hemos llegado.

Somos ciudadanos que creemos en una España unida y solidaria en la que el  millón y medio de personas que constituimos la Región de Murcia hemos de tener  el peso y la consideración que nos corresponde.

Somos españoles que vivimos en la Región de Murcia y aspiramos a dejar a  nuestros hijos una tierra mejor que la que heredamos de nuestros mayores.  Creemos en un Estado social y democrático de derecho cuyas principales  funciones sean garantizar la igualdad de oportunidades, proveer los servicios  públicos necesarios para la cohesión social y cumplir y hacer cumplir las leyes  para generar confianza en los ciudadanos.

Somos personas de la Región de Murcia, que creemos en la palabra dada, en  el compromiso, en la participación ciudadana y en la honestidad en la vida  pública.

No nos resignemos; hagamos frente a la corrupción y las malas prácticas en  la gestión de las instituciones. Creemos necesaria una profunda regeneración  de la vida pública, comenzando por la exigencia de una mayor transparencia en  los partidos políticos y por la asunción por parte de nuestros representantes de  que la ejemplaridad es inherente al cargo público. Nada daña tanto a las  instituciones como que sus responsables estén bajo sospecha, y que lo estén a  propósito del combate contra la corrupción.

No nos resignemos; ya basta de mendigar el agua que precisamos para  nuestro desarrollo y que, además, pagamos. Porque en España hay agua,  exigimos un Plan Hidrológico Nacional que lleve el agua de donde sobra a donde  falta. No existe obra que mejor vertebre y cohesione España que un reparto  solidario de los recursos hídricos.

No nos resignemos; tenemos que conseguir la financiación que nos  corresponde, conforme a nuestra población y a los servicios del Estado de  Bienestar que se prestan desde la Región de Murcia . La reivindicación de la  deuda que durante estos años de financiación injusta se ha generado a las  personas que vivimos en Región ha de ser un compromiso que debe asumir  cualquier fuerza política.

No nos resignemos; no merecemos seguir a la cabeza de España en los  índices de fracaso escolar, de personas en riesgo de pobreza, de bajos  salarios y pensiones y de jóvenes, artistas e investigadores que tienen que  buscar oportunidades fuera de la Región y de España. Potenciar, entre otras  cosas, el turismo, la industria, la cultura, la sanidad, la investigación, la innovación  y las energías alternativas es apostar por un mejor futuro.

No nos resignemos; es inaceptable que no se culminen las grandes  infraestructuras portuarias, hidráulicas, ferroviarias y aeroportuarias y a  que no se actúe contundentemente en la defensa de espacios naturales  únicos como el Mar Menor. La Región tiene derecho a disponer, en condiciones  de igualdad con otras Comunidades, de los instrumentos que le permitan generar  riqueza y empleo y contribuyan a nuestro legítimo desarrollo económico y social.

No nos resignemos; hagamos saber a nuestros representantes en las  instituciones que ser político es solo una vocación temporal, no una  profesión. La lealtad se debe tener a los principios, a los valores y a las personas  a las que se representa, siempre por encima de otras circunstancias. El verdadero  privilegio que otorga representar a la Región de Murcia, es dar voz a las personas  que vivimos y queremos seguir viviendo en esta maravillosa tierra.

No nos resignemos a ser irrelevantes y a llegar siempre tarde al futuro.

Somos, en nuestra Región gente de aquí, en España, personas de la Región de  Murcia y en Europa españoles.

Cambiar las cosas depende exclusivamente de nosotros. Firma con de nosotros esta declaración de principios para que nuestra voz sea tan clara y fuerte que sea imposible no escucharla.

Plataforma Cívica Región de Murcia Junio de 2017

Descargar el manifiesto